10 SEÑALES QUE PUEDE SER UN MAL JEFE

junio 11, 2008 at 8:07 pm 4 comentarios

Artículo publicado por: Margot Carmichael Lester

 Todos hemos escuchado historias de horror sobre malos jefes. Algunos de nosotros nos han tocado la desgracia de trabajar para tales jefes.

Señales de alarma seguido aparecen desde el proceso de entrevista. Hemos compilado una lista con 10 señales de un mal jefe en potencia. Sigue estos consejos, y puede que logres evitar el trabajar en un ambiente de trabajo negativo (o por lo menos saber lo que te espera).

  1. Falta de respeto: “Fíjate si hay comportamiento poco profesional, tal como el no contestar emails, o el comenzar entrevistas tarde o detenerlas repentinamente sin pedir disculpas”, dice Anna Maravelas, presidente de TheraRising.com y autora del libro “Cómo Reducir el Conflicto y Estrés en el Trabajo”. “Estos pequeños momentos son microcosmos del estilo potencial de tu jefe.”
  2. Forma de mirar: “Si tu jefe potencial te mira de arriba hacia abajo, en lugar de abajo hacia arriba al darte la mano en el saludo inicial, están inconcientemente enviando el mensaje de que tú eres más chico que él”, explica Zanna Hacket, autora del libro “La Antigua Sabiduría de Hacer Parejas.” Aunque es algo muy sutil, es el equivalente a un comentario despectivo. “Esto no es una buena señal de que tus habilidades van a florecer en ese ambiente de trabajo.”
  3. Expresión corporal defensiva: “Un jefe inseguro te verá como una amenaza si eres bueno en tu trabajo, y usará su posición de poder para hacerte la vida de cuadritos”, dice Pamela Lenehan, presidente de Ridge Hill Consulting y autora del libro “Lo Que No Sabes y Tu Jefe No Te Dirá”. “Fíjate si se mueve mucho en su silla, evita el contacto visual, o si reacomoda papeles en su escritorio mientras hablas.”
  4. Mala actitud: Si tu entrevistador se ve en general falto de entusiasmo o sin interés por la compañía, ten cuidado, advierte Donna Flagg, socia de la consultora de recursos humanos The Krysalis Group. Puede que esté teniendo un mal día, o puede que sea un mal jefe.
  5. Nerviosismo excesivo: No ignores este comportamiento, advierte un trabajador. “Mi jefa comía paquetes de azúcar y pasas, seguidos de varias tazas grandes de expresos”, recuerda. “Y hablaba por triplicado: ‘hola, hola, hola’, ‘bien, bien, bien’, ‘cuándo, cuándo, cuándo.’ Le transmitía el estés a toda la oficina.
  6. Falta de confianza en los demás: Un mal jefe “abiertamente demuestra su falta de confianza en los demás, especialmente con aquellos miembros del equipo que se supone debe liderar”, nos indica Gregg Stocker, autor de “Cómo Evitar la Espiral de la Muerte Corporativa”. Pregunta cuáles son los problemas de la compañía y cuáles podrían ser sus causas. “Si las respuestas consisten en culpar a otras personas en la organización, especialmente a aquellos en su equipo, la persona no confía en los demás”, dice Stocker.
  7. Usar el miedo para motivar: Pregúntale a tu jefe potencia sobre los demás miembros del equipo, específicamente qué tan bien trabajan juntos, qué tan enfocados son y qué tan bien logran sus objetivos, recomienda Stocker. Pon atención si las respuestas demuestran una falta de respeto hacia la gente. Cuando un gerente no confía en las motivaciones de los demás, utilizan métodos negativos de motivación, tales como amenazas, humillar en público, y comentarios sobre despidos.
  8. Selección de palabras: “Tus oídos son tu mejor detector de corazonadas”, dice Hackett. “Nuestra selección de palabras a la hora de hablar establece una dinámica que puede subir o bajar la energía en una reunión. Si comienza cada frase con un mensaje negativo, y luego trata de disimularlo un poco, es muy probable que sea una persona permanentemente negativa y que afecte el ambiente de trabajo.”
  9. Demasiado amigable: “Tal vez se oiga raro, pero lo que me debió haber advertido de que era una mala jefa es que era demasiado amigable al principio”, nos dice una asistente administrativo sobre su mala jefa. “¿Cuánta gente no quiere trabajar para un jefe que es bueno? Es una trampa que pude haber evitado.” La fachada amigable de un jefe potencial te puede enceguecer con respecto a otros defectos.
  10. Ensimismado: “Si sus ideas parecen ser más importantes que el entender cuáles son tus ideas, o si tú das una respuesta y te dice que estás mal y te corrige, puede que signifique que sea una persona difícil”, hace notar un empleado.

Anuncios

Entry filed under: AUXILIO. Tags: , , , , , , , , .

100 PREGUNTAS DE UNA ENTREVISTA COMO ESCRIBIR CARTAS DE PRESENTACIÓN

4 comentarios Add your own

  • 1. La Puta que te Parió  |  julio 3, 2008 en 4:08 pm

    Muy buena tu aproximación hacia el tema de los jefes. Sin embargo, en mi opinión el título de tu post bien podría haber sido Descripción de un Jefe Común.

    He tenido más de 15 jefes en diferentes empresas, todas ellas multinacionales de alto nivel y en todas pude observar jefes con est tipo de comportamiento. Solo 2 de todos los que he tenido en mi vida salen de este patrón.

    Mientras tú lo haces con seriedad, yo intento burlarme un poco de mi mismo.

    Saludos.

    Responder
  • 2. Delia Baez Arriaga  |  diciembre 1, 2009 en 5:43 am

    Abuna .este tipo de jefes

    Responder
  • 3. rogelio  |  septiembre 20, 2010 en 8:12 am

    Dos razones que me motivaron a poner mi propio negocio fue: los malos salarios y ser dirigido por MALOS JEFES, en lo personal no creo en la re – encarnación ni en segundas oportunidades, yo se que tenemos una sola vida para vivirla y tengo que vivir mi vida al máximo ¿Por que tengo que tolerar a pobres individuos tan miserables que lo único que saben es arruinar la vida de los demás? Y son tan miserables que arruinan el trabajo también, existe un libro muy bueno que hace la diferencia entre trabajar con tontos y trabajar con genios. Los tontos: amenazan, despiden, regañan, humillan, viven en conflictos e intrigas, desconfían, están a la defensiva, inseguros, y sobre todo como viven en el caos, el trabajo nunca avanza; en tanto trabajar como genio te permite ser 100% productivo y disfrutar de tu trabajo con tiempo libre. Ser dueño es mas riesgoso que ser empleado, pero al menos nadie me regaña ni recibo ordenes, no uso corbata, no tengo horarios. Soy feliz.

    Responder
  • 4. ana  |  octubre 30, 2010 en 2:19 pm

    Aprendí de mi madre que cuando el trabajo le era literalmente imposible, el jefe le decía: “señora, si no puede hacerlo, digame para buscar quien si puede hacerlo”, y cuando finalmente se animó a renunciar, se enteró que la compañía tuvo que dividir su puesto en tres!!!! Ella hacía ese trabajo y su jefe nunca se lo valoró, ni el ni la compañía!!!!!!!!!!!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Blog Stats

  • 97.811 hits

A %d blogueros les gusta esto: